Conversando con Katarina Ruvidic

Katarina es una profesora de piano con mas de seis años de experiencia, enseñando a estudiantes de todas las edades y niveles, desde principiantes hasta avanzados. En sus clases presenta varios estilos musicales para mantener el interés de los estudiantes mas pequeños. Aplicar este tipo de técnicas de enseñanza eficaces para instruir a los estudiantes en teoría musical y mejorar las habilidades auditivas. Además, Katarina es musicoterapeuta con un año de experiencia en prácticas, y dos años de experiencia en el desarrollo de conocimientos de musicoterapia, lo que incluye participación en talleres y conferencias. Trabaja bien con diversas poblaciones de pacientes como el síndrome de Down, el Alzheimer, la demencia y el autismo.

¿Qué fue lo primero que hizo que te interesaras por la música?

Desde que tengo recuerdos, en mi casa siempre se escuchaba música. Me encantaba cantar y
bailar mientras estaba descubriendo diferentes estilos musicales con los que mis padres me
estaban introduciendo.

¿Quien te inspiró para hacer música?

En la guardería, tuvimos clases de música, y siempre estaba impresionada como la profesora
estaba tocando el piano. Cuando llegaba a casa, estaba tocando el radiador imaginando que
fue el piano, cantando, y dando clases de música a mis padres. Luego, cuando tuve seis años,
estaba escuchando mi prima como tocaba el piano, y siempre bailaba, imaginando que con los
movimientos estoy creando una energía que se está juntando con la música.

¿Dónde y cómo ganaste tu mayor premio?

Mi mayor premio fue el laureado (¿no sé si está mejor dicho ‘el ganador absoluto’?) en el
concurso “Nikolai Rubinstein” en Paris, igualmente en el concurso internacional de pianista
“Davorin Jenko” en Serbia. Pero mi favorito es del año 2009., cuando gané un premio especial
por la mejor actuación de sonata de F.J.Haydn en el “Concurso internacional de pianista” en
Serbia, donde también fue el ganador absoluto del concurso.

¿Cómo describirías la música que haces normalmente?

Siempre adapto las clases y estilos musicales con respecto a la persona con la que estoy
trabajando. Cómo Carl Maria von Weber dijo “La música es el verdadero lenguaje universal”,
así que es una herramienta potente que nos permita transmitir e intercambiar la energía, las
emociones, estados del ánimo. Nos abre una nueva puerta, nuevo espacio donde estamos
creando una atmósfera que nos permita sentirnos libres y en contacto con el mundo interior de
uno mismo.

De tus conciertos, ¿Cuál ha sido el que más has disfrutado y por qué?

La verdad es que siempre estoy disfrutando cuando doy los conciertos, y cada uno está
especial para mí. Pero me acuerdo que en uno de mis primeros conciertos que dí en Academia
Serbia de Ciencias e Arte, me sentí muy contenta y feliz antes del dar el concierto, porque fue
la primera vez que toda mi familia y mis amigos pudieron venir.

¿Que músicos famosos admiras?

Es una pregunta difícil, porque admiro a cada uno. No es fácil ser músico, nunca había. Los
músicos siempre tuvieron tiempos difíciles, su arte muchas veces no fue aceptada. Se remonta
ya en la era de Mozart, o en la era de Stravinsky cuando representó su ballet y concierto
orquestal “El ritual de la primavera”. A gente le cuesta aceptar cosas nuevas, innovadoras, que
también tiene sentido, porque cuando estamos acostumbrados a ciertos tipos, todo lo que está
nuevo y que mueva los límites, necesitamos tiempo para salir de la burbuja y digerirlo. Así que
admiro cada músico y su música, porque ser músico es un riesgo creativo, igualmente una
vocación que no debería tener límites.

¿Cuándo descubriste que querías ser profesora de música?

Cuando mi hermana cumplir dos años, quería enseñarle a tocar el piano. A partir de ese
momento, nació el deseo, y siempre pensaba como un día todo el conocimiento que tengo y la
experiencia, todos los trucos y sabiduría que recibí de los mejores pedagogos, quiero compartir
con mis futuros alumnos.

¿Qué aconsejas a los amantes del piano que empiezan a estudiar este instrumento?

Cada uno merece tener la oportunidad de aprender a tocar cualquier instrumento,
independientemente de la edad y las habilidades. Siempre creo que cuando el deseo es lo que
nos guía, todo se puede aprender. El proceso de aprendizaje es muy bonito, aunque a veces
puede ser frustrante. Hay que ser perseverante, creer y disfrutar en el proceso.

¿Como crees que internet ha impactado en la enseñanza musical?

Ultimamente me están saltando los anuncios “Como aprender a tocar piano en x días”.
Entonces me pregunto, ¿Por qué fui a la escuela e aprendí a tocar el piano durante 15 años,
cuando pude hacerlo en x días? A parte de esto, creo que el internet nos está ofreciendo
muchas cosas buenas y significativas, especialmente ahora con la situación actual, donde el
internet nos facilita seguir dando las clases online.

¿Cómo crees que la música puede hacer bien a la salud de la gente?

“La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón.” Magdalena Martínez
La música es uno de los principales motores de sentimientos y reacciones, debido a la
actividad cerebral que reproduce en las personas. La música reduce el estrés, y da una
sensación de tranquilidad que permite adquirir la comodidad necesaria para poder llevar a cabo
las actividades. Está demostrado que la música tiene influencia directa sobre las emociones y
los estados de humor de las personas. Luego, impulsa el aprendizaje, aumenta concentración,
y mucho más.

¿Cómo es la terapia a través de instrumentos musicales?

Si estamos hablando sobre musicoterapia, es muy importante distinguirla de las clases de
música. La música en el caso de musicoterapia se utiliza como una herramienta dependien
del diagnóstico o segmentos específicos en los que se trabaje. Cualquier actividad con música
se hace mucho más llevadera. Según a las necesidades de la persona que está recibiendo
musicoterapia, se organizan los objetivos y métodos terapéuticos.

¿Realmente crees que la música ayuda a mejorar la salud y el estado de ánimo de las
personas? ¿Por qué?

Sí, la música ayuda a mejorar la salud y el estado de ánimo, igualmente está científicamente
probado. Primero, la música libera dopamina, la cual estimula el circuito cerebral subcortical
encargado de generar respuestas a nivel emocional. Un beneficio más es que la música reduce
el estrés, porque produce una serie de sustancias químicas en el cerebro que ayudan a
alcanzar la relajación total y a eliminar tensiones, fomentando así una respiración más calmada
y una sensación de bienestar. Estoy segura de que cuando uno está escuchando alguna
canción que le mueva, instantáneamente empieza a cantar, bailar, reír, y así mismo, se levanta
el estado de ánimo y motivación de una manera muy sencilla y natural.

Katarina enseña piano a niños y dar sesiones de musicoterapia en la Escuela de Música Shine en Barcelona.